La primera reflexión.

Bert Hellinger

Palabras en el marco de las primeras Constelaciones Familiares en el campo educativo mexicano Mayo de 2001, Museo Nacional de Antropología Ciudad de México.

Yo también he sido docente. Estuve dirigiendo una gran escuela en Sudáfrica hace algunos años. Al iniciar esta reunión, deseo hablarles acerca de los padres y los maestros.

A veces, los padres no quieren confrontar al niño para decirle algo importante, o bien, establecer límites necesarios.

Delegan esta tarea a los docentes de la escuela. Esto no es justo porque, al hacerlo, surge un resentimiento en el hijo, en tal caso, debe desarrollarse hacia los padres pero que es transferido al aula. Los docentes enfrentan más y más dificultades para hacer su trabajo. Por eso es muy importante que los padres tomen su responsabilidad primero y cooperen con la escuela, en un entorno de respeto. Segundo, que deben respetarlo en tanto ser humano, como semejante; y que no deben hacer demandas más allá de lo razonable.

En ocasiones, el docente piensa que puede ocupar el lugar de los padres y hacer un trabajo mejor. Es entonces cuando los estudiantes no pueden seguir a su corazón y seguirles en el aula de manera que puedan escuchar y tomar sus consejos. El respeto mutuo es una precondición para el trabajo en unión de padres y docentes…” Bert Hellinger.

Deja un comentario

Abrir chat