La vida familiar es la fórmula de la felicidad, conclusión de un estudio de la Universidad de Harvard.

La Universidad de Harvard acaba de sacar a la luz las conclusiones del estudio Harvard Study of Adult Development (TED, Dic. 2015) que comenzó a desarrollarse en 1938 y que continúa examinado de cerca la vida de más de 724 individuos, y en algunos casos de sus parejas. Estudios como este son extremadamente raros por el tiempo y seguimientos requeridos. El estudio ha tenido como objetivo estudiar a las personas desde la adolescencia hasta la adultez para ver qué hace a la gente feliz y saludable; o si por lo contrario qué podía ocasionar alguna enfermedad o debilitamiento mental, algo que al parecer tiene mucho que ver con la soledad.

El actual director del estudio, Robert Waldinger, ha resumido los resultados más impactantes de este largo proyecto llevado a cabo durante más de 75 años, entre los que cabe destacar la relación que existe entre las familias estables y la felicidad.

TED es una organización sin ánimo de lucro donde algunos de los pensadores y emprendedores más importantes del mundo están invitados a compartir en 18 minutos lo que más les apasiona.

Waldinger grabó parejas en sus casas, para estudiar su interacción y entrevistarlos por separado sobre cada aspecto de sus vidas, incluso las rencillas del día a día.

“Unos 60 de los 724 hombres del principio siguen con vida, todavía participan en el estudio, la mayoría tiene noventa y tantos. Y ahora empezamos a estudiar los más de 2000 hijos de estos hombres.” Waldinger es el cuarto director del estudio.

“Para obtener la imagen más clara de estas vidas, no solo enviamos cuestionarios. Los entrevistamos en sus salas de estar. Conseguimos sus historias clínicas. Les extraemos sangre, escaneamos sus cerebros, hablamos con sus hijos. Registramos en video las conversaciones con sus esposas sobre sus preocupaciones.”

“… las conexiones sociales nos hacen bien, y la soledad puede enfermarnos. Resulta que las personas con más vínculos sociales con la familia, los amigos, la comunidad, son más felices, más sanos y viven más que las personas que tienen menos vínculos. Y experimentar soledad resulta ser dañino.” Comentó el Dr. Waldinger, profesor de psiquiatría clínica en la escuela de medicina de Harvard.

Las personas más satisfechas en sus relaciones a los 50 años fueron las más saludables a los 80 años. Y bueno, las relaciones cercanas parecen amortiguar algunos de los achaques de envejecer.

La buena vida se construye con buenas relaciones.

Asimismo, las personas con unas relaciones sociales más estrechas eran menos propensos a sufrir enfermedades crónicas y mentales, y también menos pérdidas de la memoria, aunque esas relaciones tuvieran varios altibajos.

De hecho, los altibajos en las relaciones familiares y sociales no tienen una influencia negativa sobre la felicidad. En este sentido, Waldinger reconoce que “esas relaciones buenas no tienen que ser fáciles todo el tiempo. Algunas de nuestras parejas, que están en los ochenta, pueden estar peleando todo el día. Pero siempre que sintieron que en verdad podían confiar en el otro cuando las cosas se ponían difíciles, las discusiones no causaban daños en su memoria”.

¿Qué recomienda Waldinger para conseguir la felicidad?:

Mantener vínculos cercanos. Está demostrado que las personas más felices y sanas mentalmente son las que se muestran más cercanas con sus familias y amigos. De hecho, el experto afirma que tienen además una vida más larga que aquellos que se muestran más lejanos de las personas que quieren.

Podría ser tan simple como pasar más tiempo con personas o amenizar una relación haciendo algo nuevo juntos, caminatas largas o citas nocturnas, o acercarse a ese familiar que no hemos visto en años, porque esas disputas familiares tan comunes dejan una pérdida terrible en las personas que guardan rencores.

Aquí tienes el vídeo donde Robert Waldinger explica los resultados de la investigación.

Deja un comentario

Abrir chat